28. Hay otros

De Alejandra

El domingo pasado, a la una de la tarde, presentamos la exposición “Retablo, retablo, kavaad, árbol” en La Cala de Chodes. Los retablos eran el de Elena Odriozola y el mío; el kavaad, de Karishma Chugani; el árbol, de Alejandra Fernández. Esa exposición se gestó, hace un año largo, durante la residencia que hice con Grassa Toro. Tomó forma poco después de que me hubiera ido. De esa residencia pueden leer la experiencia aquí, aquí y aquí. Incluso hay un vídeo. Las cuatro ilustradoras que exponíamos, teníamos en común a Gustavo Puerta, que es quien está detrás de nuestros trabajos. A todas nos había propuesto contar historias en formatos tradicionales: a Karishma, a Alejandra y a mí como alumnas de uno de sus talleres y a Elena, cuando diseñaban el taller Altares Profanos que hicieron el año pasado en San Sebastián. Haberlo tenido de guía hizo que la exposición tuviera una coherencia de la que no fuimos conscientes hasta que vimos todas las piezas expuestas. Hubo algo más que nos llamó la atención: que nuestros objetos exigían ser narrados. Elena había hecho un auca fantástico con la historia de Santo Edward de Montevideo, allí estaba su narración. De haber faltado, habría tenido que contar, como hicimos nosotras tres, las desventuras del Santo que ilumina a los ilustradores. Su historia era la única propia. Karishma, Alejandra y yo habíamos usado cuentos de otros. Si no los hubiéramos contado, los objetos habrían sido sólo objetos bonitos. Habría faltado la llave para poderlos leer.

De Elena

De Karishma

Me hubiera gustado subir este post con fotografías de todo lo que pasó allí. Llevé, como tantas veces, mi camarita para hacerlas. Y como siempre, se quedó en el bolso esperando a ser usada. Hubo comida, bebida, muchos amigos que vinieron a cerrar el año de La Cala y a ver lo que habíamos hecho. Las que aquí están son tres fotos borrosas que hice en un rato de descanso con el móvil. Con la emoción me tembló (aún más) el pulso. Si quieren ver el reportaje completo, con unas que le hagan justicia a lo que mostramos y a todo lo que nos rodeó, los invito a que vean el reportaje fotográfico que hizo Rubén Vicente para La Cala. También, a que se pasen. La exposición estará abierta hasta el 29 de noviembre y de verdad que vale mucho la pena.

Advertisements
%d bloggers like this: